REAJUSTE PRIISTA

REAJUSTE PRIISTA

Gerardo Edmundo Viloria Varela
Ejercicio del Poder
7-5-2018

En busca del sentido de los hechos, JESUS REYES HEROLES, sentenció: “En política lo que aparenta ser, es”. De esta manera, simboliza esa lucha constante de intereses y grupos de poder en el entorno político en México. Comentamos lo anterior, con motivo del reciente cambio de estafeta en la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

RENÉ JUÁREZ CISNEROS, quien ha sido diputado, senador y gobernador, fue nombrado –el pasado miércoles 2- presidente nacional del PRI, en sustitución de ENRIQUE OCHOA REZA. Tal relevo se efectuó exactamente a 60 días de la culminación del proceso electoral donde se sufragará por la Presidencia de la República, gubernaturas, senadurías, diputaciones federales y locales, así como ayuntamientos y alcaldías.

Ese evento cimbró el ámbito político y produjo una serie de especulaciones y análisis. Para muchos observadores e investigadores ese remplazo fue motivado porque buena parte del priismo nunca estuvo conforme con la llegada de ENRIQUE OCHOA REZA cuya trayectoria la hizo en la burocracia electoral y administrativa. Es decir, no conocía el partido, ni se identificaba con los priistas de cuño.

Refieren que el priismo se sintió descobijado con un advenedizo como presidente nacional y luego con un candidato externo a la Presidencia de la República, JOSE ANTONIO MEADE KURIBEÑA.

Otros señalan, en esta situación, que el priismo duro estaba resentido. El tiempo se agota. Para superar esta circunstancia y evitar una posible derrota en el proceso crucial de la sucesión presidencial, era imperioso y apremiante designar a alguien relacionado con la estructura, con amplia experiencia política priista, y fuera reconocido en ese partido. En ese contexto no suenan huecas las palabras del Presidente en funciones del CEN del PRI, RENÉ JUÁREZ, el cual, al asumir el cargo por prelación estatutaria, en un claro mensaje al priismo orgánico, dijo provenir “de la entraña propia” del PRI y que inició su trabajo partidario “desde el seccional”.

Igualmente, subrayó que no es ningún advenedizo, que conoce el partido, sus grupos e intereses. Prueba de ello es que, a su llamado el pasado sábado, miles de jóvenes, mujeres, militantes y simpatizantes respondieron con entusiasmo e hicieron presencia -para respaldar a su candidato- en los sitios de mayor afluencia y plazas públicas en dos mil 446 municipios. Intenta establecer una red política fuerte y cohesionada. La pregunta es: ¿le alcanzará el tiempo?

Esta entrada fue publicada en Columnas, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *