TEPJF, OPORTUNIDAD PERDIDA

TEPJF, OPORTUNIDAD PERDIDA

Gerardo Edmundo Viloria Varela
Ejercicio del Poder
15-4-2018

Como parte de la cultura política y de la legalidad, la historia democrática del país se tonificó en 1996, cuando se modificó la Constitución para crear el Tribunal Electoral como un órgano especializado del Poder Judicial de la Federación, encargado de impartir justicia en el ámbito electoral.

En consecuencia, el Tribunal Electoral se convirtió en la máxima autoridad jurisdiccional en la materia para resolver, en forma definitiva e inatacable, diversos tipos de controversias afines.

Se erigió como una institución indispensable para la democracia mexicana, al contar con autoridades que, en su origen, debían ser ciudadanas, sin nexos partidistas, independientes e imparciales.

A pesar de ello, desafortunadamente, el Tribunal Electoral carga con un déficit de credibilidad desde las elecciones federales de 2006.

El historiador y analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), JOSÉ ANTONIO CRESPO, afirmó que el fraude no se dio en las urnas, sino en la decisión del TEPJF, al avalar el resultado de la apertura de 1.03% de las casillas, pese a lo cerrada que estaba la votación.

En su opinión, esa determinación eliminó la certeza en el resultado de esa elección.

A partir de ahí, según analistas, académicos y comunicadores, una retahíla de incidentes ha puesto en tela de juicio diversas resoluciones del TEPJF, por lo que hoy ese organismo llega desgastado y con desaprobación social a la elección más compleja del país.

Con malograda imagen, a la disfuncionalidad del organismo como impartidor de justicia imparcial en materia electoral, ahora, al avalar la candidatura presidencial de JAIME RODRÍGUEZ “El Bronco”, pese a las irregularidades en que incurrió, puso en jaque su credibilidad.

En torno a ese dictamen, juristas, académicos y escritores se han pronunciado en contra, ya que ha afectado al conjunto de la institucionalidad democrática.

Se proclama que los magistrados ponentes, con votos de consigna, exaltaron el proceso y disculparon el delito.

El escritor e historiador HÉCTOR AGUILAR CARMÍN expresó: “El Tribunal Electoral ha destruido la poca credibilidad que le quedaba validando las trampas de ‘El Bronco”.

MIGUEL CARBONELL, CÉSAR ASTUDILLO, DENISE DRESSER, RAÚL TREJO y JAVIER APARICIO, coincidieron en que el fallo del organismo electoral se avala la tranza y se premia a quien viola la ley con una candidatura a la presidencia.

Acentuamos: sin instituciones sólidas no hay democracia fuerte.

Esta entrada fue publicada en Columnas, Gobierno, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *