CENTENARIO: CONSTITUCIÓN TRAICIONADA

CENTENARIO: CONSTITUCIÓN TRAICIONADA

Gerardo Edmundo Viloria Varela
Ejercicio del Poder
13-02-2018

El 5 de febrero de 1917, se promulgó la actual Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. A cien años de distancia, se nota la pérdida de su paradigma y fortaleza.

Nuestra Carta Magna, en la intención de proteger a sectores altamente desvalidos, al fusionar en su texto principios de derecho social surgió como pionera en el mundo jurídico.

Fue producto de la identificación de las demandas y las expectativas sociales, porque recogió las inquietudes de campesinos y obreros.

En sus orígenes, el protagonista era el pueblo, al igual que la francesa, y la de Estados Unidos.

Sin embargo, hoy en día, como relata el destacado constitucionalista y político mexicano, DIEGO VALADÉS, nuestra Carta Magna se ha ido convirtiendo, paulatinamente, en un instrumento de los gobernantes, en expresión de programas de gobierno, acuerdos entre los partidos y, peor aún, proyectos de élites económicas que, en los últimos años, influyen de manera determinante en las reformas constitucionales.

VALADÉS, señala: “Ningún presidente se ha resistido a modificar su contenido: desde el gobierno de ÁLVARO OBREGÓN hasta el actual sexenio de ENRIQUE PEÑA NIETO”.

Comenta: “muchas innovaciones han sido encargadas a despachos profesionales, algunos extranjeros, que han dejado el sello de su asesoría técnica”.

Es decir, “en un siglo pasamos de tener una Constitución del pueblo, a la Constitución de la élite gobernante y, luego, de la élite económica internacional”.

Opina: “la Carta Magna enfrenta, al menos, dos graves problemas: un déficit notable en el cumplimiento de sus funciones, y un alejamiento de su esencia original provocado por las constantes reformas”.

En el puente que enlaza el pasado con el presente, con más de 227 cambios integrales, la obra sería irreconocible para los constituyentes de Querétaro; se aprecia hilvanada y con pegotes.

Estudiosos de la UNAM, refieren que el texto de la Carta Magna es “cada vez más extenso, desordenado, asistemático y descuidado desde el punto de vista técnico”.

Esto ha originado que la Constitución se perciba como un documento cada vez más desconocido y distante para los ciudadanos, y se polemice sobre su validez y eficacia en la vida diaria.

PORFIRIO MUÑOZ LEDO, ha dicho: “hoy la Constitución de 1917 sólo es un referente histórico, y ha sido a tal grado traicionada, que su centenario debería conmemorarse con una revisión integral de su contenido, para refundar la República”.

Esta entrada fue publicada en Columnas, Gobierno, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *