¡QUE CONSTE,… LOS OLVIDADOS!

¡QUE CONSTE,… LOS OLVIDADOS!

Sócrates A. Campos Lemus
¡Que Conste,… ¡Son Reflexiones!
3-01-2018

Al final el año  muchos de año nos preguntamos la razón por la que no alcanzamos a desarrollar todo lo que nos propusimos y no vemos que en la realidad, una cosa es el deseo y otra las condiciones reales en la que vivimos. Tiempos y circunstancias determinan lo que podremos hacer y no son simplemente los buenos deseos lo que hace que las cosas sucedan, y no olvidemos que, de buenas intenciones están empedrados los caminos al Infierno.

Iniciaremos el año con una brutal “guerra sucia” y la realidad es que como ya no hay ideas ni ideología ni compromisos porque la política es un negocio, lo que hay en el chiquero de la política es lodo y mugre, y esto es lo que veremos en la lucha por el poder, donde la realidad, no lo olvidemos, no es buscar la felicidad de los mexicanos sino sus recursos y dineros para que la clase política siga haciendo con ellos sus negocios privados.

Por medio de la publicidad como un arma política se pretenden presentar como ciudadanos limpios y dispuestos a la ayuda a los demás, nos hablan y se muestra con sus familias y nos dicen que lucharán contra la impunidad y la corrupción, mejor dicho, lucharán contra la corrupción, y mantendrán la impunidad, porque es la mejor forma de protegerse al final de sus días en el poder. La visión de los partidos políticos que dicen se ligan para un ideal no es más que la unificación de los intereses de los dirigentes porque ya no hay simpatizantes sino grupos que controlan las direcciones de los partidos y se reparten los botines, y luchan no para encontrar mejores caminos a la felicidad, a la justicia social y a la justicia distributiva, no hablan de la realidad de la lucha de clases alegando que todos los mexicanos somos iguales, cuando en la realidad existen los muy ricos que son pocos contra los millones de empobrecidos, explotados y engañados.

Nos hablan de que no se puede tolerar el simpatizar con el “populismo” y podríamos decir que tampoco tenemos que simpatizar con sus ideas de abuso de poder, de impunidad y de corruptelas que nos han mostrado a lo largo de su camino en la política, ocultando las transas y las negociaciones para que un pequeño grupo siga explotando a los partidos o mejor dicho, las siglas de partidos, porque en la realidad no existen, porque los simpatizantes no son consultados y menos movilizados, todo se hace por medio de la magia de los medios de comunicación, y los medios, en su mayoría, son controlados por los grupos de poder y en ese juego se nos manipula y controla. La política ya no se hace en las calles y las manifestaciones, ahora, se hace en las pantallas de televisión, en la radio y en los medios escritos y redes sociales, y por ello, también, nosotros como ciudadanos, al final de cuentas, somos responsables de las jodas que nos dan porque acobardados e indiferentes recibimos lo que merecemos, porque al final de cuentas dejamos que esos pequeños grupos de hampones de la política controlen nuestros recursos y fondos públicos y nos obliguen a pagar por los adeudos que ellos dejan, porque los han utilizado para hacer sus negocios privados. Olvidamos que para ser diferente, para tener familias diferentes, comunidades diferentes, estados diferentes y un país diferente, lo único que no podemos continuar siendo es: INDIFERENTES….

En lo personal si me preguntan por quién votaría: si por Meade ( se dice mide), si por Anaya (se dice canalla) si por el pejelagarto se dice Andrés Manuel López Obrador, no podría decidirlo a pesar de que muchos dirían que se inclinarían por el menos malo, y la verdad es que hace algunos años me venía simpatizando AMLO por su valor y necedad en la lucha, pero cuando veo la incorporación de los banqueros y empresarios voraces y canallas que le rodean, cuando veo a algunos políticos que sabemos son también tan brutales y corruptos como los demás, pues dejamos de medio creer y pensamos que su lucha solamente está encaminada a lograr el poder para continuar dando a los ricos y poderosos la oportunidad de seguir utilizando los recursos nacionales y los fondos públicos para hacer sus negocios privados… y así, creo se liga a los demás que son peores a él y a su grupo…

Creo que no me veo representado por una cantante ligada a uno de los especuladores financieros más brutales y canallas que existen en el país, como Harp, ni tampoco por un “especulador” e intermediario o coyote de contratos para el bienestar de su familia y el enriquecimiento personal que, ligado al presidente Peña Nieto por oscuros compromisos, como Gerardo Gutiérrez Candiani, sea mi representante solo porque hay mecanismos que le permiten llegar como senador, sin hacer campaña ni conocer la realidad, así que ya vemos cómo en esos extremos, las cosas no son diferentes sino, simplemente ,son iguales, llevando como norma el control del poder y el manejo de los grandes negocios no la búsqueda de una mejor justicia social ni la intención de la justicia distributiva, solo conservar los grandes intereses de sus grupos financieros y empresariales en contra de los intereses de las mayorías que seguiremos igualmente de jodidos y perdidos porque no contamos con el valor de manifestarnos, alegando que no podemos luchar contra el “gobierno”, y nos mantenemos en la indiferencia, en la pendejez, y así, pues no nos podremos quejar de que no engañen y exploten y abusen de nosotros. Recordemos que para cambiar y ser la diferencia debemos luchar contra nuestra propia indiferencia y cobardía, y empezar a luchar por lo nuestro, no para que nos sigan jodiendo un pequeño grupo que nos manipula, engaña y explota…

Esta entrada fue publicada en Columnas, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *