OBAMA Y HILLARY: HISTORIA

OBAMA Y HILLARY: HISTORIA

Gerardo Edmundo Viloria Varela
Ejercicio del Poder
5-08-2016

El 7 de junio de 2008, HILLARY CLINTON decía adiós a una larga contienda en la que inició como favorita para lograr la nominación como candidata a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Demócrata.

Atrás quedaba una dura campaña, una enérgica oposición entre HILLARY y OBAMA, en la que hubo duros ataques de CLINTON a la inexperiencia de OBAMA.

Sin embargo, ese día HILLARY, prometió: “Trabajaré con todo mi corazón para asegurar que BARACK OBAMA sea nuestro próximo presidente”.

Así, los CLINTON enterraban definitivamente los arreos de guerra y tendían la mano a OBAMA.

Actualmente, son “grandes amigos” y, hoy en día, HILLARY CLINTON, tiene de su lado el apoyo y la popularidad del presidente, BARACK OBAMA, para vigorizar su campaña electoral.

Al presente, ambos rotulan la historia. OBAMA, como el primer afroamericano, presidente de los Estados Unidos. Ella, HILLARY, 96 años después que las mujeres obtuvieran el derecho al voto en Estados Unidos, se convirtió en la primera mujer candidata a la más alta representatividad de su país con posibilidades de llegar a la Casa Blanca.

En la Convención Demócrata, en un discurso brillante, emotivo y vivificante MICHELLE OBAMA, ante una audiencia que le aplaudió cada frase, respecto a igualdad de sucesos señaló: “Mis hijas dan por hecho que una mujer puede ser la próxima Presidenta de Estados Unidos gracias a HILLARY…”.

Por su parte, presidente BARACK OBAMA presentó a HILLARY CLINTON como la candidata de la esperanza para el futuro de un país cuya grandeza “no depende” de DONALD TRUMP.

“No tememos al futuro”, sino que “le damos forma, lo abrazamos, como una sola persona, más fuertes juntos que cada uno por su lado”, subrayó OBAMA.

Eso lo sabe CLINTON, “luchadora, estadista, madre, abuela, servidora pública y patriota”, y ese es el tipo de país “por el que ella está luchando”, agregó el mandatario.

Tras el discurso de su esposo BILL CLINTON, en su mensaje de agradecimiento HILLARY, se dirigió a las niñas, diciendo:

“Si hay alguna niña que se quedó despierta hasta tarde para ver esta convención, le quiero decir que quizás sea la primera presidenta mujer, pero una de ustedes será la siguiente”.

Sin duda alguna, esta es no es una voz de odio o desaliento, al contrario, es una alocución de esperanza.

Por otra parte, es relevante señalar que la realización de análisis prospectivo refiere que es quimérico que DONALD TRUMP llegue a la Casa Blanca

Lo anterior, se fundamenta en datos electorales de los últimos 24 años y a la composición demográfica del país que ha llevado al Partido Demócrata a ganar el mayor número de votos en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales.

La nominación presidencial de Estados Unidos es indirecta. No triunfa quien se lleva la mayoría de los sufragios emitidos sino la totalidad de los 538 votos en el Colegio Electoral.

Ésta es la institución encargada de decidir quiénes se convierten en Presidente y vicepresidente de Estados Unidos. Se integra con “electores” por los que votan los ciudadanos.

Cada uno de los 50 estados del país y el territorio de la capital estadunidense tiene asignado un número de votos electorales que suman 538. Ese número sale de sumar los 435 escaños de la Cámara de Representantes, los 100 del Senado y tres adicionales, correspondientes al Distrito de Columbia.

Para llegar a la Casa Blanca, hace falta sumar al menos 270 votos electorales. Es decir, la mitad más uno, considerando que son sólo dos los partidos que dominan la política de EU desde hace siglo y medio.

Los estados que han votado mayoritariamente por el candidato presidencial demócrata en las últimas seis elecciones presidenciales le han dado a ese partido una base de 242 votos electorales.

Es decir, el aspirante presidencial demócrata sólo ha tenido que salir a buscar 28 votos electorales más para ganar.

En este contexto, mientras los demócratas sólo requieren ir por 28 papeletas electorales en esos 19 estados, los republicanos necesitan salir a pescar otros 168.

Aunque nada es imposible, es improbable que TRUMP resulte ganador.

Esta entrada fue publicada en Columnas, Gobierno, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *