UAEM, EVOLUCIÓN

UAEM, EVOLUCIÓN

Gerardo Edmundo Viloria Varela
Ejercicio del Poder
23-05-2016

Cuando los hechos tienen que ser: son. En una inesperada visita que realice al claustro de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), di con una publicación cuyo lema, Humanismo que Trasforma, queda inserto en su epígrafe: Perfiles.

Ahí vi orearse el alma universitaria. Allí noté el compromiso de crear ideas y valores; de hacer lo no hecho.

Con responsabilidad y seriedad, en un ejercicio de visión hacia el futuro, a través del sistema de educación a distancia, está la determinación de llevar la esperanza del saber universitario a la parte más frágil de nuestro colectivo nacional: los migrantes mexicanos en el vecino país del norte.

Sí, a connacionales radicados en Estados Unidos que cuenten con el nivel de secundaria concluida y deseen iniciar sus estudios de bachillerato sin importar la edad que tengan. Lo anterior, en un lapso de dos años.

La fórmula será a través de la plataforma interactiva del Sistema de Educación a Distancia (SEDUCA), desarrollado por la UAEM, mismo que cuenta con la asistencia y apoyo permanente de los asesores de cada asignatura.

En el reloj vital, el alumno puede instruirse desde cualquier espacio, horario y dispositivo electrónico, de acuerdo a sus necesidades e intereses.

Como complemento tiene acceso a repositorios y bibliotecas digitales, así como el apoyo en trámites administrativos y académicos desde el momento de su ingreso.

Lo más loable, esta plataforma es totalmente gratuita para el alumno.

En visita de trabajo, el pasado viernes 13, ante el cónsul general de México en los Ángeles, CARLOS SADA SOLANA, el gobernador mexiquense ERUVIEL AVILA VILLEGAS, marcando su impronta, reconoció la solidaridad de la UAEM, que “permitirá a nuestros hermanos mexiquenses y mexicanos seguir escribiendo su propia historia de éxito”.

En este contexto, abrazando el credo universitario, su rector JORGE OLVERA GARCIA, con autoridad moral, honra los principios humanistas: equidad, justicia social, democracia y prosperidad colectiva; fundamentos imprescindibles en la construcción de sociedades más justas.

Como testimonio de acierto, la evolución dialéctica de la universidad, con orgullo, vigoriza el destino superior de México.

Esta entrada fue publicada en Columnas, Educación, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *