¡YA BASTA!

¡YA BASTA!

Gerardo Edmundo Viloria Varela
En Voz Alta
13-04-2011

La demanda del ¡Ya Basta! que hemos mantenido desde el 2000 a la fecha, en que se han incrementado con cifras nunca antes registradas, asesinatos, desapariciones forzadas y demás agresiones, ahora es asumida por el propio presidente, Felipe Calderón Hinojosa sin aceptar su responsabilidad de que tal desastre nacional se debe a su absurda guerra contra el crimen organizado.

Como respuesta a la cada día más numerosa petitoria de que cambie su fracasada estrategia contra los cárteles de la droga, el jefe del Ejecutivo nos contesta con la misma moneda, pero desde luego en un tono grisáceo que ofende al pueblo de México que sufre en carne propia esta situación de desastre nacional en el que se le ha sometido.

Calderón Hinojosa, quien se ha negado a escuchar las voces de las víctimas inocentes, de las madres, padres y demás familiares y amigos de los que han sido muertos en esta guerra inicua, por parejo los censuró por lo que considera un “ataque político” al gobierno federal y a las Fuerzas Armadas por su lucha anticrimen y demandó que la condena y el “ya basta” colectivo y nacional sea en contra de los criminales, a quienes sí se debe frenar, y no hacia quienes los combaten.

Mientras tanto, en conferencia de prensa conjunta con el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre, la flamante procuradora general de la República, Marisela Morales y el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, tuvieron que admitir que ya son al menos 116 los cadáveres que han sido encontrados en fosas clandestinas en el municipio de San Fernando.

Menos mal que reafirmaron que el Gobierno federal no se retirará de esta entidad hasta someter y castigar a los delincuentes y la red de complicidades, que apuntan las investigaciones hacia elcártel de los Zetas. Lo mismo dijeron,  el año pasado, cuando localizaron en el mismo municipio 72 cadáveres masacrados de inmigrantes centroamericanos.

Lo nuevo ahora es que admiten que ante la vulneración de la seguridad pública en Tamaulipas, los gobiernos federal y estatal acordaron reforzar el despliegue militar y de efectivos militares en la zona hasta detener a los responsables del “deleznable” multihomicidio.

No obstante que desde hace más de una año se tiene la certeza de los asaltos a los autobuses de pasajeros, donde sujetos armados bajan a los pasajeros varones seleccionados, es hasta ahora cuando los funcionarios informan “que por instrucciones del Ejecutivo federal” se reforzará y llevará a cabo un operativo permanente en las carreteras de esa región del país, que se suman a las acciones de monitoreo realizadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para evitar el secuestro de pasajeros.

Desde luego que no son “tiempos de titubeos”, hoy más que nunca existe la necesidad de profundizar la lucha contra el crimen, con inteligencia policíaca y militar. De otra manera continuará el fracaso. Sino al tiempo.

Esta entrada fue publicada en Columnas, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *