VIOLENCIA, MEXICANOS AGRAVIADOS

VIOLENCIA, MEXICANOS AGRAVIADOS

Gerardo Edmundo Viloria Varela
En Voz Alta
7-04-2011

El día de ayer, se llevó a cabo la más grande convocatoria realizada por usuarios de Twitter, para manifestar la desesperación, hartazgo e impotencia por la violencia e inseguridad y exigir el restablecimiento de la paz social.

Cincuenta movilizaciones se replicaron en diversas entidades en el país, así como también, en Nueva York y ciudades de Europa, informó la Red por la Paz y la Justicia.

Las manifestaciones surgieron desde lo más profundo de la expresión social; desde el grito desgarrado de un padre que perdió a su hijo a manos de los criminales —como decenas, cientos o miles de mexicanos agraviados, víctimas de la sinrazón y la tragedia, de tantos padres extorsionados o condenados al dolor perpetuo porque sus hijos han sido secuestrados, envenenados por las drogas, ultimados por venganzas, o por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Hoy, una mayoría de mexicanos han hecho suyo el nuevo grito social de protesta del poeta JAVIER SICILIA contra la violencia criminal y la ineficacia oficial: “Estamos hasta la madre”. “Ya basta, han sido demasiados muertos”

Esta exclamación electriza todas las fibras sensibles de la sociedad; desata el coraje, la indignación, el enojo y la rabia hasta extremos de odio y dolor colectivo. Marca el límite del repudio al crimen y a los criminales y delimita la frontera de la inefectividad gubernamental.

Esas voces ya no insisten en la renuncia de los que ‘no pueden’, esa solicitud ha dejado de ser suficiente y su respuesta convincente; hoy existe un lenguaje que se manifiesta, expresa y detona peligrosamente en movilización social, al encontrarnos frente a un estado fallido.

La solución –sin duda- está en la eficacia del gobierno, en la cultura política y democrática para reclamar buenos políticos, para seleccionar buenos gobernantes y para obligar a la rendición de cuentas.

¿Usted qué opina?

Esta entrada fue publicada en Columnas, Gobierno, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *