RUPTURA OFICIALIZADA

RUPTURA OFICIALIZADA

Gerardo Edmundo Viloria Varela
En Voz Alta
22-03-2011

La ruptura se oficializó. La secretaria de Estado de EU, HILLARY CLINTON, anunció –el pasado sábado- la renuncia del embajador norteamericano en nuestro país, CARLOS PASCUAL, quien llevaba en el cargo menos de dos años.

Antes de su renuncia como embajador de esa nación en México, CARLOS PASCUAL, dejó de ser un interlocutor válido para su gobierno.

A las filtraciones de los cables de WikiLeaks, donde se conocieron las declaraciones de PASCUAL sobre el Ejército mexicano, mismas que disgustaron al presidente de México, FELIPE CALDERON, se sumaron las afirmaciones del emisario estadounidense sobre la descoordinación entre las distintas dependencias de seguridad del gobierno mexicano; los “grises” que son los candidatos presidenciales del PAN; que el partido del presidente CALDERON quedó “debilitado” en las elecciones legislativas de julio de 2009; el operativo “Rápido y Furioso” consistente en la venta de armas a los cárteles mexicanos; y los vuelos de aviones espía estadounidenses sobre territorio mexicano, fallas que evidentemente pertenecen al gobierno de FELIPE CALDERON, quien buscó refugio bajo el paraguas del patriotismo.

Refugiado en los pliegues de la bandera nacional, la molestia del presidente FELIPE CALDERON llegó a su clímax el 3 de marzo pasado, cuando —durante su visita oficial a Washington— hizo público, una vez más, el desencuentro ante reporteros y editorialistas de The Washington Post. donde señaló que las filtraciones de WikiLeaks y la ignorancia del diplomático habían dañado las relaciones bilaterales y que podrían llevarlo a suspender la colaboración con el embajador, por lo que solcitó su remoción a BARACK OBAMA.

Ahora bien, en relación a ser un embajador informante, siempre ha sido así, no había por qué sorprenderse ya que todas las embajadas están para notificar de la situación en los países donde están destacadas, sin embargo, cuando se violan reglas diplomáticas no escritas y hay protagonismo, intervencionismo claro, y relación con la oposición política, eso en términos diplomáticos, es inaceptable.

Sin embargo, para los intereses de Estados Unidos, CARLOS PASCUAL hizo bien su trabajo, situación que lo lleva previo su regreso, a permanecer durante algún tiempo para ayudar a organizar “una transición ordenada” en la legación diplomática.

Como a los imperios les disgusta verse débiles, CLINTON dejó claro que a ella como al presidente BARACK OBAMA no les gustaba ésta renuncia,  al señalar que ambos habían aceptado la dimisión “con gran renuencia”, no obstante ello, dijo que la decisión de PASCUAL buscaba no obstaculizar “el avance de los intereses bilaterales”.

No olvidemos que al inicio de esta problemática, la administración OBAMA cerró filas en torno a su embajador en México y negó su eventual destitución.

Frente a todo lo anterior, y en razón de los intereses del imperio nortamericano, se puede señalar que la salida de PASCUAL no va a entorpecer la relación México-Estados Unidos ni el Plan Mérida. Lo que va haber, sin duda, es mayor cuidado en la información confidencial entre el nuevo embajador, el Departamento de Estado, y la Casa Blanca.

¿Usted qué opina?

gviloria@imagenpolitica.com

Esta entrada fue publicada en Columnas, Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *