EL QUE “LE” APRUEBA EL GASOLINAZO

EL QUE “LE” APRUEBA EL GASOLINAZO

Luis Zamora Calzada
12-01-2017

Por si faltaba un ingrediente en este agravio al pueblo de México, el Sr. Aurelio Nuño Mayer Secretario de Educación (SEP) ─identificado como el funcionario que “le”─, sin ser su materia aseguró que el aumento a los combustibles fue acertado y positivo, según la nota de Laura Poy Solano en el diario la Jornada del viernes 6 de enero de 2017, al referirse que el subsidio era de cien mil millones de pesos, de los que se canalizarán recursos a educación y salud.

La ““decisión acertada que corrige una política económica equivocada que dañaba la educación y salud pública, porque el precio que se tenía de la gasolina era artificial, subsidiado con dinero público””.

“Se distraían, dijo, recursos del presupuesto centralmente para educación, salud e infraestructura, a fin de mantener el ““precio artificial de la gasolina, porque eso es lo que es un subsidio””, se asegura en la nota.

¡Cuánta sapiencia para las sesudas conclusiones del C. Mayer!, sin considerar la reducción del presupuesto para educación este año, que no lo justifican del fracaso de los malos resultados de la prueba PISA ─él conocía los datos de la evaluación internacional desde 2012─, dejando a la deriva la supuesta “calidad educativa” planteada para perseguir a los maestros, sin misericordia ni contemplaciones aplica una evaluación para la permanencia que no le ordenó la OCDE en su loco afán por quitar el empleo a los docentes.

En congruencia con su pensar no vuelve la vista a los bajos salarios de los profesores, a la falta de capacitación en docencia, a lo inútil de los Consejos Técnicos escolares con una suspensión mensual de clases ─con maestros al borde del cansancio y aburrimiento al no aportar al estilo de aprendizaje en las aulas─, a la marginación del profesorado en asuntos torales como el diseño de la tira curricular, planes y programas, libros de texto, entre otros.

En contraparte y en abierto ataque a la escuela pública, continúa con su ocurrencia de “reconcentración de escuelas” para desaparecer el servicio de pueblos y barrios en condiciones de pobreza extrema, iniciará con un plan piloto en instituciones de zonas urbanas, desapareciendo plazas docentes, cerrando instituciones y trasladando a los alumnos a escuelas más grandes y de organización completa, la guerra contra las escuelas del pueblo está declarada.

En otro orden de ideas, el recién nombrado Secretario de Relaciones Exteriores, en confesión expresa “aprendiz del oficio” recibirá un salario promedio de 205 mil pesos mensuales, que en nada se compara con los ocho mil pesotes que gana un profesor titulado de primarias a quien tienen amenazado con quitarle la plaza si no aprueba un examen para la permanencia y ahora tendrá que pagar un pasaje más caro para trasladarse como consecuencia del aumento a la gasolina; al docente no le otorgan ningún vale para combustibles, ni le conceden beca alguna para su desarrollo personal, profesional y económica.

Esto a todas luces constituye una inequidad más que aumenta el “mal humor social”, no hay punto de comparación.

Y pensar que hay profesores con actitudes verdaderamente inexplicables al jugar roles proselitista en tareas de uso humano y en clara devaluación de su figura al prestarse en la realización de actividades para repartir despensas, utilitarios, enseres diversos en jornadas electorales que perpetúan su condición de trabajador explotado y utilizado.

Esta entrada fue publicada en Educación, Gobierno, Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *