EXTRAÑO MIÉRCOLES CUATRO

EXTRAÑO MIÉRCOLES CUATRO

Luis Zamora Calzada
7-01-2017

El miércoles cuatro de enero de dos mil diecisiete, un día de hechos instrumentados por el gobierno, la estructura electoral del PRI conocida como “Marea Roja” ─artículo: “Estado de México: Una “Marea Roja” lideró los atracos”,  Rosalía Vergara y José Gil Olmos, Revista Proceso 2097, 8 de enero de 2017, págs. 26, 27, 28─, y los de una población con terrible humor social, actos que en su conjunto inician una nueva era para el país.

Los bloqueos de carreteras por la gran inconformidad en contra del gasolinazo en todo México realizados ese día, inició en algunos lugares desde la madrugada como ocurrió en los municipios de Ixtapan de la Sal, Tonatico, Coatepec  Harinas, Zacualpan, Villa Guerrero, Tenancingo, Tenango, entre otros, en respuesta a la convocatoria nacional de paralizar a la nación desde las diez de la mañana, fue sorpresiva la participación de estos municipios históricamente poco activos en este tipo de acciones.

La movilización de taxistas y conductores de camiones materialistas inicialmente fue muy coordinada, aproximadamente a las dos de la tarde se liberó la entrada de Ixtapan de la Sal, sin embargo antes de llegar a la desviación a Villa Guerrero, imperaron intereses regionales que no permitieron el paso.

La irritación de los conductores varados fue incrementando conforme pasaban las horas en contra de los taxistas, cuyos líderes no llegaban a acuerdos para permitir la circulación, provocando confrontaciones a punto de llegar incluso a los golpes.

“Esto es lo que quiere el pinche gobierno, que nos enfrentemos entre nosotros para que nos eche a sus policías, le está saliendo a la perfección, buscan desunirnos, vamos en contra de Peña…”, decía en voz alta un conductor.

“Fuera Peña, muera el PRI, a ver los borregos que venden sus votos, díganle a su bombón que baje la gasolina…”, decía otro, con enojo y sin mirar a nadie.

Uno de los organizadores comentaba que esto se determinó después de que Peña en cadena nacional, anunció que los incrementos continuarían y su amigo Videgaray era el nuevo Canciller de México.

Efectivamente desde la mañana la gente en plantón se enteró de la conferencia de prensa que daría Peña en los pinos, estaban expectantes, pasadas las doce horas apareció el licenciado en cadena nacional, su imagen en televisión no ocultaba en su rostro un probable malestar físico que sufría, la pupila de su ojo izquierdo presentaba movimientos involuntarios como se observa en la transmisión, se asegura la existencia de un claro problema de estrabismo, también se comenta respecto a las ojeras que a pesar del maquillaje aplicado no fue suficiente para cubrirlos, aunada a la falta de fluidez verbal, elementos determinantes para interpretar que no se encontraba al cien por ciento para emitir las declaraciones de ese momento, quizá a eso se deban diversas fallas del discurso que incluso olvidó mencionar la tarea del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, al no justificar inicialmente la razón de su presencia en el lugar.

Al terminar la alocución preparada para la ocasión, generó más enojo, pedir resignación por el aumento no aportó nada para disminuir el “mal humor social”.

Minutos después el miedo sembrado mediante supuestos saqueos, “ahí vienen, ahí vienen”, “cierren sus negocios”, “viene los maleantes” y el pánico se sembró, pueblos sin gente en las calles, los menos informados hasta trancas pusieron a sus puertas y ventanas, no fueran a entrar los malechores; la psicología del miedo, el efecto Pigmalión en su máxima expresión para dejar a un lado el gasolinazo y ocuparse de su protección.

En su conjunto ese miércoles es muy extraño, gran interrogante, gran complejo, quizá represente el anuncio de una probable estrategia del PRI para inhibir el voto en junio de dos mil diecisiete en nuestra entidad. ¿Usted qué opina?

Esta entrada fue publicada en Administración Pública, Economía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *