LA FUERZA DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES

COLUMNA

MTRO. MARCO A. RODRÍGUEZ BLASQUEZ

Hace unos días fui invitado a participar en un debate que tuvo lugar durante la realización del Congreso Nacional de Ciudadanía Activa “El poder Transformador de las Organizaciones de la Sociedad Civil” organizado por el Gobierno del Estado de México.

Evento en el que también participaron Roy Campos de Consulta Mitofski, Miguel Angel Santinelli, Director de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anahuac, Gabriela de la Torre Presidenta de México Sonríe A.C. y Lidia Flores Dávila ,Presidenta de la ORSODI,A.C.

Me llamó la atención lo nutrido del auditorio cuyo cupo es para mil quinientas personas y estaba totalmente lleno, así como el nivel de los asistentes, entre los que se encontraban académicos, líderes empresariales, dirigentes de organizaciones ecológicas, asistenciales y deportivas entre otras. El propósito del Congreso fue empoderar y profesionalizar a las OSC (Organizaciones de la Sociedad Civil).

Importante convocatoria la que tuvo esta iniciativa del Gobernador Del Mazo Mazaen este Congreso Nacional,cuya organización estuvo bajo la responsabilidad de Alejandro Ozuna, Secretario General de Gobierno, quien contó para la coordinación logística del Subsecretario de Gobierno Jesús Gerardo Izquierdo y de Osvaldo Gómez, Director General de Participación Social.

En este tipo de eventos que cada vez son más frecuentes en diferentes países,se  fomenta la participación activa de la sociedad, a quien se le enseña a cuestionar y discernir sobre la implementación y desarrollo de políticas públicas. De ahí el gran potencial que posee la sociedad civil para sancionar lo que realiza el gobierno.

La participación de estas organizaciones en movimientos sociales en el entorno nacional, ha  venido sustituyendo el protagonismo de los partidos políticos,quienes ya no gozan de la confianza de los electores al considerarlos como símbolo de corrupción,motivo por el cual, las organizaciones sociales están llamadas a jugar un rol de contrapeso con el gobierno que dará inicio el día de mañana.

Aunado  a esta descomposición de los partidos políticos, se suma el descrédito del INE, que originalmente fue concebido como un organismo de ciudadanos,hoy ha devenido en un órgano burocrático insaciable. Queríamos ciudadanos empoderados,y tenemos burócratas en autos blindados

La Cuarta Transformación bajo el liderazgo de  AMLO, que obtuvo su triunfo porque  supo leer y escuchar a lo que aspiran los mexicanos, presentándose como líder de un movimiento social para no cargar con el desprestigio de los partidos políticos,incluyendo el suyo,el de MORENA,en donde varios de los candidatos que triunfaron son verdaderamente  impresentables y sin experiencia en tareas legislativas.

Pero será con MORENA con quien gobernará,partido del que tiene el apoyo sumiso e incondicional de los legisladores,quienes sin medir el costo de sus acciones al aprobar distintas iniciativas, le han abierto al próximo Presidente de la República distintos frentes de batalla,uno con el Poder Judicial que está en defensa de su autonomía, salarios y derechos y otro  más con sus propios correligionarios motivado por la ley Taibo.

Ese novedoso formato al que se sumaron creyentes y oportunistas, y que conlleva una buena dosis de caudillismo,se perfila para tener el control en cada uno de los 300 distritos electorales,y de lograrlo aseguraría un gobierno transexenal.

Para lograr  la permanencia en el poder de ese partido político, no bastara que en el próximo gobierno sean honrados y honestos, la confianza se obtiene con resultados, mismos que estarán sujetos como nunca al escrutinio público,mediante la utilización  de las redes sociales,espacio que será la bandera de una sociedad civil más organizada y articulada, que le demandará al futuro primer mandatario de la nación el cumplimiento de sus compromisos.

El próximo Presidente de México deberá ponerle un sello distintivo a su gobierno,emprendiendo acciones que le generen confianza entre la mayoría de los ciudadanos.Si bien el tema económico es trascendental  para la estabilidad financiera y la inversión, desde el inicio el nuevo gobierno deberá atender  las principales demandas,  cuyos resultados desde hace tres sexenios han sido un rotundo fracaso.

Las demandas insatisfechas a que me refiero, y que han exponenciado el enojo y el temor en la mayoría de los mexicanos. Abatir la inseguridad, acabar con la corrupción y el lograr mejores niveles de bienestar serán las asignaturas mayormente evaluadas por el grueso de la franja poblacional, en donde seguramente se localiza gran parte de los dos tercios de ciudadanos que no votaron por AMLO.

La sensación que me dejó al ser participe en el Congreso Nacional de Ciudadanía Activa, fue de optimismo al atestiguar  que con la participación activa de la  sociedad organizada se está abonando el terreno para fortalecer la democracia. Considero que las organizaciones ciudadanas serán el verdadero contrapeso del próximo gobierno.

No le bastará al futuro Presidente de México,  contar con un Congreso de mayoría, antes deberá considerar que cada “ocurrencia” de sus principales colaboradores generara incertidumbre al interior y exterior del país. La impresión que da al referirse a la Cuarta Transformación es que ya no habrá una nueva oportunidad para probar y fallar. En este sentido pareciera que vivimos nuestra última oportunidad y todo dependerá del talento y experiencia de  AMLO para gobernar con un equipo articulado, institucional,con experiencia e inteligencia.Este,  como el de la gran mayoría de los mexicanos, es mi verdadero deseo.

Director de BGC Consultoría

Publicado en Varios | Etiquetado | Deja un comentario

NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

Hoy en la Historia | 30 Noviembre 1789

(Mérida, 1787-México, 1851) Político mexicano. Inició sus estudios en el Seminario Conciliar de su ciudad natal y cursó los estudios de Derecho en la Universidad de México. Pasante en el bufete del doctor Pomposo, conoció a su pupila, Leona Vicario, y se enamoró de ella, que lo siguió en las vicisitudes y adversidades de la guerra por la independencia de México.

30 NOVIEMBRE 1789 NACE ANDRÉS QUINTANA ROO

Presidió la Asamblea Nacional Constituyente y redactó el manifiesto al país con motivo de la declaración de Independencia. Perseguido por los realistas, y ante el temor de que fuera fusilada su esposa, en 1818 pidió y obtuvo el indulto. Después de conseguida la independencia patria, se entregó de lleno a colaborar en la organización política de su país.

Además de jurista y letrado, Quintana Roo fue un ensayista formidable y un prolífico escritor, como lo demuestran los numerosos artículos periodísticos, sus discursos de prosa enérgica y rotunda y los interesantes y escasamente conocidos escritos políticos de la época insurgente. Su labor en verso y en prosa quedó sembrada en periódicos y revistas de la época.

Iniciado en la poesía desde muy joven, publicó algún poema de corte clásico y posteriormente formó parte del grupo de románticos y neoclásicos, identificados con el liberalismo, que Altamirano calificó como “los poetas de la Independencia”. Publicó sus poemas con toda regularidad en El Diario de México. Menéndez Pelayo, que no escatimó elogios hacia el yucateco, encontraba en sus versos reminiscencias horacianas, aunque el ilustre erudito español afirmó que no ardían en él muy vivos los resplandores del numen.

Como poeta es un neoclásico influido por Manuel José Quintana; su principal composición es la oda Dieciséis de Septiembre, de alto tono patriótico, en la que exaltaba la libertad y condenaba a la tiranía. Más político, patriota y periodista que poeta, publicó dos periódicos de combate: Seminario Patriótico Americano y el Ilustrador Americano.

Leer más efemérides…

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , | Deja un comentario

MUERE EL MATEMATICO Y ASTRONOMO JUAN KEPLER

MUERE EL MATEMATICO Y ASTRONOMO JUAN KEPLER

Hoy en la Historia | 30 Noviembre 1930

Nació el 27 de diciembre de 1571, en Weil der Stadt, Württemberg. Fue un niño enfermizo que padeció de furúnculos, dolores de cabeza, miopía, infecciones de la piel, fiebres y afecciones al estómago y a la vesícula. Con cuatro años, casi sucumbió con los estragos de la viruela.

30 NOVIEMBRE 1930 MUERE EL MATEMATICO Y ASTRONOMO JUAN KEPLER

Cursó estudios de Teología y clásicas en la Universidad de Tübingen. Tuvo como profesor de matemáticas a Michael Maestlin, partidario de la teoría heliocéntrica  del movimiento planetario desarrollada en principio por Nicolás Copérnico. En el año 1594, viaja a Graz (Austria), donde elaboró una hipótesis geométrica compleja para explicar las distancias entre las órbitas planetarias. Posteriormente, dedujo que las órbitas de los planetas son elípticas. Sostenía que el Sol  ejerce una fuerza que disminuye de forma inversamente proporcional a la distancia e impulsa a los planetas alrededor de sus órbitas. Publicó un tratado titulado Mysterium Cosmographicum en 1596.

Profesor de astronomía y matemáticas en la Universidad de Graz de 1594 hasta 1600. Fue ayudante del astrónomo danésTycho Brahe en su observatorio de Praga y la muerte de éste en 1601, fue nombrado matemático imperial y astrónomo de la corte del emperador Rodolfo II. Una de sus obras más importantes durante este periodo fue Astronomía nova (1609), fruto de sus esfuerzos para calcular la órbita de Marte. El tratado contiene la exposición de dos de las llamadas leyes de Kepler sobre el movimiento planetario. Según la primera ley, los planetas giran en órbitas elípticas con el Sol en un foco. La segunda, o regla del área, afirma que una línea imaginaria desde el Sol a un planeta recorre áreas iguales de una elipse durante intervalos iguales de tiempo. En el año 1612 se hizo matemático de los estados de la Alta Austria.

Publicó Harmonices mundi, Libri (1619), cuya sección final contiene otro descubrimiento sobre el movimiento planetario (tercera ley): la relación del cubo de la distancia media (o promedio) de un planeta al Sol y el cuadrado del periodo de revolución del planeta es una constante y es la misma para todos los planetas. Le siguió Epitome astronomiae copernicanae (1618-1621), que reúne todos sus descubrimientos en un solo tomo. Su última obra importante aparecida en vida fueron las Tablas rudolfinas (1625). Basándose en los datos de Brahe, las nuevas tablas del movimiento planetario reducen los errores medios de la posición real de un planeta de 5 °a 10′.

Además realizó aportaciones en el campo de la óptica y desarrolló un sistema infinitesimal en matemáticas, que fue un antecesor del cálculo.

Johannes Kepler falleció el 15 de noviembre de 1630 en Regensburg. Compuso este epitafio para su lápida: “Medí los cielos, y ahora las sombras mido, En el cielo brilló el espíritu, En la tierra descansa el cuerpo”.

Leer más efemérides…

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , | Deja un comentario

WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

Hoy en la Historia 30 Noviembre 1874

(Sir Winston Leonard Spencer Churchill; Blenheim Palace, Oxfordshire, 1874 – Londres, 1965) Político británico. A lo largo de su brillante carrera, sir Winston Leonard Spencer Churchill fue sucesivamente el hombre más popular y el más criticado de Inglaterra, y a veces ambas cosas al mismo tiempo. Considerado el último de los grandes estadistas, siempre será recordado por su rara habilidad para predecir los acontecimientos futuros, lo que en ocasiones se convirtió en una pesada carga para sus compatriotas.

30 NOVIEMBRE 1874 WINSTON NACE CHURCHILL QUIEN FUERA PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO

Durante años, Churchill fue algo así como la voz de la conciencia de su país, una voz que sacudía los espíritus y les insuflaba grandes dosis de energía y valor. Su genio polifacético, además de llevarlo a conquistar la inmortalidad en el mundo de la política, lo hizo destacar como historiador, biógrafo, orador, corresponsal de guerra y bebedor de coñac, y en un plano más modesto como pintor, albañil, novelista, aviador, jugador de polo, soldado y propietario de caballerías.

Nació el 30 de noviembre de 1874 en el palacio de Blenheim, por aquel entonces propiedad de su abuelo, séptimo duque de Marlborough. Su padre era lord Randolph Churchill y su madre una joven norteamericana de deslumbrante belleza llamada Jennie Jerome. No hay duda de que en sus primeros años conoció la felicidad, pues en su autobiografía evoca con ternura los días pasados bajo la sombra protectora de su madre, que además de hermosa era culta, inteligente y sensible.

Quizás por ello, al ser internado por su padre en un costoso colegio de Ascot, el niño reaccionó con rebeldía; estar lejos del hogar le resultaba insoportable, y Winston expresó su protesta oponiéndose a todo lo que fuese estudiar. Frecuentemente fue castigado y sus notas se contaron siempre entre las peores. Cuando en 1888 ingresó en la famosa escuela de Harrow, el futuro primer ministro fue incluido en la clase de los alumnos más retrasados. Uno de sus maestros diría de él: “No era un muchacho fácil de manejar. Cierto que su inteligencia era brillante, pero sólo estudiaba cuando quería y con los profesores que merecían su aprobación.”

Churchill fracasó dos veces consecutivas en los exámenes de ingreso en la Academia Militar de Sandhurst. Sin embargo, una vez entró en la institución se operó en él un cambio radical. Su proverbial testarudez, su resolución y su espíritu indomable no lo abandonaron, pero la costumbre de disentir caprichosamente de todo comenzó a desaparecer. Trabajaba con empeño, era aplicado y serio en las clases y muy pronto se destacó entre los alumnos de su nivel.

Poco después se incorporó al Cuarto de Húsares, regimiento de caballería reputado como uno de los mejores del ejército. Combatió en Cuba, la India y el Sudán, y en los campos de batalla aprendió sobre el arte de la guerra todo cuanto no había encontrado en los libros, especialmente cuestiones prácticas de estrategia que más tarde le servirían para hacer frente a los enemigos de Inglaterra.

No obstante, la vida militar no tardó en cansarlo. Renunció a ella para dedicarse a la política y se afilió al Partido Conservador en 1898, presentándose a las elecciones un año después. Al no obtener el acta de diputado por escaso margen, Churchill se trasladó a África del Sur como corresponsal del Morning Post en la guerra de los bóers.

Allí fue hecho prisionero y trasladado a Pretoria, pero consiguió escapar y regresó a Londres convertido en un héroe popular: por primera vez, su nombre saltó a las portadas de los periódicos, pues había recorrido en su huida más de cuatrocientos kilómetros, afrontando un sinfín de peligros con extraordinaria sangre fría. No es de extrañar, pues, que consiguiese un escaño en las elecciones celebradas con el cambio de siglo y que, recién cumplidos los veintiséis años, pudiese iniciar una fulgurante carrera política.

En el Parlamento, sus discursos y su buen humor pronto se hicieron famosos. Pero su espíritu independiente, reacio a someterse a disciplinas partidarias, le granjeó importantes enemigos en la cámara, incluso entre sus propios correligionarios. Así pues, no es de extrañar que cambiara varias veces de partido y que sus intervenciones, a la vez esperadas y temidas por todos, suscitaran siempre tremendas polémicas.

Tras ser designado subsecretario de Colonias y ministro de Comercio en un gobierno liberal, Churchill previó con extraordinaria exactitud los acontecimientos que desencadenaron la Primera Guerra Mundial y el curso que siguió la contienda en su primera etapa. Sus profecías, consideradas disparatadas por los militares, se convirtieron en realidad y sorprendieron a todos por la clarividencia con que habían sido formuladas.

Churchill fue nombrado lord del Almirantazgo y se embarcó inmediatamente en una profunda reorganización del ejército de su país. Primero se propuso hacer de la armada británica la primera del mundo, cambiando el carbón por petróleo como combustible de la flota y ordenando la instalación en todas las unidades de cañones de gran calibre. Luego puso en marcha la creación de un arma aérea y, por último, decidido a contrarrestar el temible poderío alemán, impulsó la construcción de los primeros “acorazados terrestres”, consiguiendo que el tanque empezasea ser considerado imprescindible como instrumento bélico.

Finalizada la contienda, Churchill sufrió las consecuencias de la reacción de la posguerra y durante un tiempo fue relegado a un papel secundario dentro de la escena política. En 1924 se reconcilió con los conservadores y un año después fue puesto al frente del ministerio de Hacienda en el gobierno de Stanley Baldwin.

Era una época de decadencia económica, inquietud, descontento laboral y aparatosas huelgas, y el conservadurismo obstinado de que hacía gala no contentó ni siquiera a sus propios colegas. En una palabra, todo el mundo estaba cansado de él y su popularidad descendió a cotas inimaginables años antes. Entre 1929 y 1939, Churchill se apartó voluntariamente de la política y se dedicó principalmente a escribir y a cultivar su afición por la pintura bajo el seudónimo de Charles Morin. “Si este hombre fuese pintor de oficio dijo en una ocasión Picasso, podría ganarse muy bien la vida.”

Churchill siguió perteneciendo al Parlamento, pero durante esos años careció prácticamente de influencia. Las cosas cambiaron cuando, al observar la creciente amenaza que Hitler constituía, proclamó la necesidad urgente de que Inglaterra se rearmase y emprendió una lucha solitaria contra el fascismo emergente. En reiteradas ocasiones, tanto en la cámara como en sus artículos periodísticos, denunció vigorosamente el peligro nazi ante una nación que, una vez más, parecía aquejada de una ceguera que podía acabar en tragedia.

Tras la firma en 1938 del Acuerdo de Munich, en el que Gran Bretaña y Francia cedieron ante el poderío alemán, la gente se dio cuenta nuevamente de que Churchill había tenido razón desde el principio. Hubo una docena de ocasiones en las que hubiera sido posible detener a Hitler sin derramamiento de sangre, según afirmarían después los expertos. En cada una de ellas, Churchill abogó ardorosamente por la acción.

El 1 de septiembre de 1939, el ejército nazi entró con centelleante precisión en Polonia; dos días después, Francia e Inglaterra declararon la guerra a Alemania y, por la noche, Churchill fue llamado a desempeñar su antiguo cargo en el Almirantazgo. Todas las unidades de la flota recibieron por radio el mismo mensaje: “Winston ha vuelto con nosotros.”

Los mismos diputados que una semana antes lo combatían con saña, lo aclamaron puestos en pie cuando hizo su entrada en el Parlamento. Pero aquella era una hora amarga para la historia del Reino. La nación estaba mal preparada para la guerra, tanto material como psicológicamente. Por eso, cuando fue nombrado primer ministro el 10 de mayo de 1940, Churchill pronunció una conmovedora arenga en la que afirmó no poder ofrecer más que “sangre, sudor y lágrimas” a sus conciudadanos.

El pueblo británico aceptó el reto y convirtió tan terrible frase en un verdadero lema popular durante seis años; su contribución a la victoria iba a ser decisiva. Churchill consiguió mantener la moral en el interior y en el exterior mediante sus discursos, ejerciendo una influencia casi hipnótica en todos los británicos.

Formó un gobierno de concentración nacional, que le aseguró la colaboración de sus adversarios políticos, y creó el ministerio de Defensa para una mejor dirección del esfuerzo bélico. Cuando la Unión Soviética firmó un pacto de no agresión con Alemania, y mientras los Estados Unidos seguían proclamando su inamovible neutralidad, Churchill convocó una reunión de su gabinete y con excelente humor dijo: “Bien, señores, estamos solos. Por mi parte, encuentro la situación en extremo estimulante.”

Por supuesto, Churchill hizo todo lo posible para que ambas potencias entrasen en la guerra, lo que consiguió en breve tiempo. Durante interminables jornadas, dirigió las operaciones trabajando entre dieciséis y dieciocho horas diarias, transmitiendo a todos su vigor y contagiándoles su energía y optimismo.

Por fin, el día de la victoria aliada, se dirigió de nuevo al Parlamento y al entrar fue objeto de la más tumultuosa ovación que registra la historia de la asamblea. Los diputados olvidaron todas las formalidades rituales y se subieron a los escaños, gritando y sacudiendo periódicos. Churchill permaneció en pie a la cabecera del banco ministerial, mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas y sus manos se aferraban temblorosas a su sombrero.

A pesar de la enorme popularidad alcanzada durante la guerra, dos meses después el voto de los ingleses lo depuso de su cargo. Churchill continuó en el Parlamento y se erigió en jefe de la oposición. En un discurso pronunciado en marzo de 1946 popularizó el término “telón de acero” y algunos meses después hizo un llamamiento para impulsar la creación de los Estados Unidos de Europa.

Tras el triunfo de los conservadores en 1951 volvió a ser primer ministro, y dos años después fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por sus Memorias sobre la Segunda Guerra Mundial. Alegando razones de edad, presentó la dimisión en abril de 1955, después de ser nombrado Caballero de la Jarretera por la reina Isabel II y de rechazar un título nobiliario a fin de permanecer como diputado en la Cámara de los Comunes.

Reelegido en 1959, ya no se presentó a las elecciones de 1964. No obstante, su figura siguió pesando sobre la vida política y sus consejos continuaron orientando a quienes rigieron después de él los destinos del Reino Unido. El pueblo había visto en Churchill la personificación de lo más noble de su historia y de las más hermosas cualidades de su raza, por eso no cesó de aclamarlo como su héroe hasta su muerte, acaecida el 24 de enero de 1965.

Leer más efemérides…

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , | Deja un comentario

NACE CLAUDE LELOUCH CINEASTA FRANCES

NACE CLAUDE LELOUCH CINEASTA FRANCES

Hoy en la Historia29 Noviembre 1937

Un hombre y una mujer (en francés: Un homme et une femme) es una película francesa estrenada en 1966. La película fue escrita por Claude Lelouch y Pierre Uytterhoeven, y dirigida por Lelouch. Es notable su fotografía, calificada por la crítica como “exuberante” (Lelouch ya tenía experiencia realizando fotografía para publicidad), que ofrece frecuentes secuencias entre tomas a todo color, en blanco y negro, y otras con tonos de sepia, dependiendo del tema tratado en cada escena; también ganó fama por su memorable tema musical creado por Francis Lai.

29 NOVIEMBRE 1937 NACE CLAUDE LELOUCH CINEASTA FRANCES

Una secuela titulada Un hombre y una mujer: 20 años más tarde (Un Homme et une Femme, 20 ans déjà) fue lanzada en 1986. Cuenta la historia de Anne (Anouk Aimée), una viuda joven que trabaja como script (secretaria en la industria del cine) y cuyo marido (Pierre Barouh) fue un “stuntman” (especialista en escenas peligrosas) que murió en un accidente en el estudio de cine. Jean-Louis (Jean-Louis Trintignant) es un piloto de coches de carreras cuya esposa se suicidó después de que Jean-Louis casi muriera tras un accidente durante las 24 horas de Le Mans.

Anne y Jean-Louis se conocen en la escuela de sus respectivos hijos en Deauville. Comparten un viaje a París una noche después de que Anne perdiera el último tren y su atracción mutua es inmediata. La historia sigue el florecimiento de su relación durante varios viajes a Deauville, mientras se enamoran a pesar de la sensación de culpa de Anne y de la turbación por la pérdida de su marido difunto. Después de una noche juntos en Deauville Anne se siente incapaz de ser infiel a la memoria de su esposo y decide dejar a Jean-Louis. Mientras ella está viajando de regreso a París en tren, Jean-Louis corre por la ruta para tratar de verla en la estación a su llegada. Cuando ella desciende del tren se encuentra con la sorpresa de verle allí. Feliz de que su amante haya regresado a ella, Anne le abraza en las escenas finales de la película. Queda abierta a la interpretación del público cuál es el curso que seguirá su relación.

Leer más efemérides…

Publicado en Efemérides, Historia | Etiquetado , , | Deja un comentario