LA TRANSFORMACIÓN (2)

Ser periodista es estar al día _ si no es que al minuto_ y hablar o escribir de lo que pasa en el presente , aunque, el presente es tan fugaz que “ no existe”. Por lo pronto, es difícil seguirle el paso a la 4ª Transformación de AMLO. Y los periodistas jóvenes están ahí para contarles lo que “ pasó hace ratito”. Pero, mi divisa es también PERIODISMO =HISTORIA en la colección de libros que se llamó en Editorial Grijalbo (hoy en Penguin – Random House “Satiricosas”. Consta de: Ave César, El Hombre Gris, Los periodistas mueren de Noche, El Prinosaurio, La Neta 1, La Neta 2, Sexenio Terminal y Foxtrot. Este último libro me costó el despido de Grijalbo, debido, la eterna “chachalaca”, Vicente Fox, su mujer Marta Sahagún e hijos Bribiesca, Iiterales asaltantes de Pemex.

Hoy 25.1.19, al escuchar a AMLO en su conferencia de prensa matutina a la que asisto por el canal 14 de TV, recordé a la pavorosa pareja cuando AMLO señaló que en 2004 “empezó el huachicoleo”. El caso de este par de hipócritas mochos y “cocacolas” es de enorme importancia para el nuevo FISCAL , Alejandro Gertz Manero. A ver si no tarda en encuerarlos como sería útil para el país.

De mi serie que sigue “Cuadernos de Satiricosas”, obvio, menos detallados,otro día les doy la lista. Por lo pronto volvamos a la “Cuarta” , transformación que no “chilla” en la que estamos todos, salvo los chayoteros y sus “paganos”).

Manu-Dornbierer

Manu-Dornbierer

ABREN “LOS PINOS”. 

Al día siguiente de su toma de posesión, el presidente Andrés Manuel López Obrador abrió al pueblo el mismo 2.12.18, la residencia oficial de Los Pinos que dejaron por lo pronto “pelona” los eximios habitantes del extraño multifamiliar palaciego y que a partir de entonces se abre a la visita popular. Los Pinos cuenta con 56 mil metros cuadrados. Cabría ahí 14 veces la “Casa Blanca”, no la de la mujer de Peña Nieto (a propósito, me dicen que “no pega Aristegui” en Radio Centro) sino la residencia de los presidentes de USA en Washington. Cada uno de los presidentes mexicanos que habitaron Los Pinos tuvo su casa particular. De momento y por alguna razón, se visitan las casas de Lázaro Cárdenas, Miguel Alemán, López Mateos y Miguel de la Madrid.

En la Nueva España,en lo que sería en el lejano futuro “Los Pinos”, había un molino de trigo que se llamó “Molino del Rey”, que por supuesto perteneció a la Corona española. En el siglo XIX el lugar se llamó (y se sigue llamando) “Parque de la Hormiga”. Fue el rancho de un panameño muy rico, José Pablo Martínez del Río (1809-1882),pero en 1916 Venustiano Carranza le expropió las tierras del rancho: “El Gobierno tenía necesidad de tomar posesión del rancho de La Hormiga…”: Fue el único argumento que se le ofreció al propietario, según se documenta en la Enciclopedia de México.

El primer funcionario federal que habitó La Hormiga fue el general Álvaro Obregón, secretario de Guerra y Marina en el gobierno carrancista. Más tarde vivió con su familia Plutarco Elías Calles, quien entonces ocupaba el cargo de Secretario de Gobernación. Los Martínez del Río interpusieron todos los recursos legales para recuperar lo suyo y, dos años después, en 1918, lograron que una autoridad judicial enajenara el predio. Los descendientes comenzaron sus pleitos intrafamiliares por lo que el asunto de la herencia se extendió hasta febrero de 1923 cuando, después de un juicio testamentario, el entonces presidente Álvaro Obregón autorizó la compra de la propiedad a la familia. Para 1924 el general Manuel Pérez Treviño (Jefe del Estado Mayor Presidencial en el gobierno de Álvaro Obregón) y su familia fueron inquilinos del rancho, de ahí le siguió el general Joaquín Amaro Domínguez, de 1925 a 1929, quien fungía como Secretario de Guerra y Marina durante el gobierno de Plutarco Elías Calles. El sitio www.lospinos.gob.mx señala que mientras Amaro Domínguez fue habitante de La Hormiga “se construyeron las caballerizas, una alberca donde antes había un estanque, los frontones y el stand de tiro. También ordenó la construcción de los campos de polo y del Campo Marte”.

Curiosamente, Los Pinos se convirtió en “casa del presidente” cuando Lázaro Cárdenas obtuvo la presidencia de México. Era el Castillo de Chapultepec la residencia oficial de los mandatarios mexicanos, pero el General quiso abrir al público el Castillo de Chapultepec, residencia del emperador austriaco Maximiliano de Habsburgo, impuesto por Napoleón III de Francia, a su vez sobrino de Napoleón I . Fue el general Cárdenas el que bautizó a Los Pinos en honor a una huerta michoacana en la que conoció a su esposa , Amalia Solórzano. Pero fue su sucesor , Manuel Ávila Camacho Manuel Ávila Camacho (1940 a 1946) quien en 1941 declaró a la propiedad “residencia presidencial”. Y… se construyó para él una casa tipo inglés.

Miguel Alemán, en cambio prefirió el estilo arquitectónico francés. Adolfo Ruiz Cortínez (1952 a 1958) se construyó otra casa, la tercera, en la que hoy en día se encuentra el salón “Los Presidentes”, que alberga una exposición de fotografías de cada uno de los citados. El otro Adolfo, López Mateos (1958-1964) nunca se mudó a Los Pinos. Prefirió permanecer en su casa particular de San Jerónimo. Los siguientes habitantes presidenciales de “Los Pinos” fueron: Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970), Luis Echeverría Álvarez (1970-1976), José López Portillo y Pacheco (1976-1982), Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000) . “Todos pasaron los días y las noches de sus sexenios en las antiguas tierras de ”La Hormiga” a cuyo parque me llevaba de niña mi querida nana, Lucha Hernández, a la que nunca olvidé. Por cierto… Gracias, Cuarón y equipo ,por la película,“ROMA”, por lo visto no solo emocionante para los mexicanos sino universalmente.

correos: librosdemanu@gmail.com /
manoudornbierer@gmail.com
blog: http://manudornbierer.blogspot.mx/

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario