QUÉ REVELA AMLO

EJERCICIO DEL PODER
GERARDO EDMUNDO VILORIA VARELA

Escribo esta entrega un día antes que se conozca el resultado de la denominada “Consulta Nacional”, donde se decidirá el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), misma que fue requerida por el presidente electo, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Al respecto, permítanme las siguientes apreciaciones.

Dijo JESÚS REYES HEROLES: “En política, lo que parece es”. En torno a este referente convergen diversos analistas y profesionales del Derecho, al examinar el actuar puntual de LÓPEZ OBRADOR.

Primero, aún no recibe la investidura constitucional para instruir un referendo público, bajo la tesis que lo decida el “pueblo sabio”.

Segundo, el método de participación por el cual los ciudadanos ejercen su derecho de expresar su opinión respecto de uno o varios temas de trascendencia nacional, lo define la Ley Federal de Consulta Popular, en su artículo 4.

Tercero, la Constitución precisa en su artículo 35, los procedimientos para realizar consultas populares.

Cuarto, ante esto, el único capaz de solicitarla ahora, sería el actual presidente ENRIQUE PEÑA NIETO.

Quinto, en este entendido, sea cual fuere el resultado de la misma, carece de validez ya que es violatoria del Estado de Derecho.

Es útil advertir que, en un régimen democrático, el Estado es el rector y ejecutor de las leyes que propician el orden social y, donde el derecho se erige como principal instrumento de gobierno para guiar la conducta humana; y que los poderes e instituciones lo interpreten y apliquen congruentemente.

El Estado de Derecho surge por oposición al Estado absolutista, donde el rey se hallaba por encima de todos los ciudadanos, podía disponer sin ningún otro poder que le hiciera contrapeso.

Sabemos que un dirigente puede llegar al poder por vía democrática y después abolir el Estado de Derecho, como el caso de ADOLFO HITLER en Alemania.

Ante esta situación, la pregunta para AMLO: ¿Cuál es su concepto del Estado de Derecho? ¿Es un seductor populista y autoritario?

En su biografía y en lo que ha ejercitado en su política hasta la fecha, existen indicativos para ambas opciones.

Recordemos que AMLO desde su campaña envió al diablo a las instituciones de la República.

Es enemigo de la transparencia y apertura informativa, siempre ha impuesto su voluntad por la vía de los hechos y no en términos institucionales; descalifica a quien no le secunde.

No habrá paz social sino no concurre la justicia, la libertad, y reine la legalidad.

También te puede interesar:

Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario