AMLO, INTRÉPIDO

AMLO, INTRÉPIDO

Ejercicio del Poder
Gerardo Edmundo Viloria Varela
8-10-2018

Por disposición del presidente electo ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, el próximo día 28 se realizará consulta pública en relación al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).
En ella, el pueblo determinará sobre el destino del NAICIM, o bien, resolverá si se procede a la construcción de dos pistas más en la base militar de Santa Lucía, estado de Hidalgo.
Sin embargo, aún no se conoce el procedimiento preciso para su elaboración, ni tampoco cuáles serán las preguntas.
Ante ello, caben las siguientes reflexiones.
Es útil señalar que, el mecanismo de participación por el cual los ciudadanos ejercen su derecho de expresar su opinión respecto de uno o varios temas de trascendencia nacional, lo define la Ley Federal de Consulta Popular, en su artículo 4.
El artículo 5 de esa misma ley plantea que solo los temas de “trascendencia nacional” podrán ser votados por una consulta, la notabilidad de éstos “será calificada por la mayoría de los legisladores presentes en cada Cámara”.
Por otra parte, la Constitución plantea en su artículo 35 que las consultas populares: “deben ser convocadas por el Congreso de la Unión a petición del presidente de la República; el equivalente al 33 % de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión; o los ciudadanos, en un número equivalente, al menos, al 2 % de los inscritos en la lista nominal de electores, en los términos que determine la ley”.
En ese contexto, como presidente electo, LÓPEZ OBRADOR aún no tiene la facultad para convocar una consulta pública al Congreso de la Unión que tenga validez, el único capaz de solicitarlo ahora sería el actual presidente ENRIQUE PEÑA NIETO.
Adicionalmente, el mismo artículo 35 estipula que el Instituto Nacional Electoral debe ser el encargado de “la organización, desarrollo, cómputo y declaración de resultados” de toda consulta pública, además de que esta debe realizarse el mismo día de una jornada electoral federal.
Ante la inflexible postura de AMLO para llevar a cabo la consulta pública, diversos analistas lo califican como intrépido.
A ello se suma su conjetura “el pueblo es sabio”.
Al respecto un solo ejemplo relatado en el Nuevo Testamento, nos dará la respuesta.
En el proceso de JESUS ante PONCIO PILATOS, ¿fue sabio el pueblo cuando se le brindó la opción de decidir: liberar a JESÚS o a BARRABÁS?
Por aclamación popular la respuesta fue: indultar al ladrón BARRABAS, con la consecuente crucifixión de JESÚS.
 
Gerardo Edmundo Viloria Varela
Presidente Corporativo
Imagen Política de México y del Mundo
Esta entrada fue publicada en Administración Pública, Columnas, Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario